jueves, julio 18, 2013

tú.

¿Qué piensas? ¿Qué quieres decir? O lo más importante... ¿qué quieres decirme a mí? Yo, personalmente, quiero saberlo todo de ti. Tus miedos, tus gustos, tus debilidades... si tienes el corazón libre, o si ya tiene una persona como dueña. Ésto, por desgracia, ya lo sé. Pero, vaya, me encantaría ser esa dueña. Me encantaría compartir mis mañanas, mis tardes y mis noches contigo. Todos los días de mi vida. Me encantaría decirte eso que llevo tanto tiempo queriendo gritar. Ese "Te quiero" que quedó en el aire. Lo nunca dicho. Lo siempre sentido. Y bueno... me encantaría tenerte.
 Pero, ¿qué decirte? Si todo me atrapa, y nada me sale. Si me aferro a tantas palabras, que cuesta demasiado plasmar.
 Qué hacer, cuando la peor de las sensaciones es esta especia de resaca que siento después de hablar contigo. El miedo a perderte, de nuevo.  Si, todo me recuerda a ti. Absolutamente todo. Si daría lo que fuera por desatar mis alas, y volar hacia ti, hacia tus entrañas, y encontrar un hueco, por muy pequeño que sea, en tu corazón. Si no tengo la fuerza suficiente como apra retomar una historia, nuestra historia, sin ti. Nuestra historia... ¿recuerdas? Ésa que no tendría un final escrito, esa en la que todo estaba por ver, pero era como si sólo tú y yo ya lo hubiésemos visto todo.
 
 Tú. Tú, que eras capaz de retomar el tic-tac de mi corazón, capaz de poner en marcha de nuevo mi motor con tan sólo sentir tu aliento. Tú, que me hacías creerme todas tus palabras, y ahora me pregunto, ¿acaso algo era verdad? Tú, la razón de tantas cicatrices... Tú, la melodía escondida en los cobijos de mi voz, en los rincones de mis labios. Tú, la razón de tantos sueños sin sentido, aparentemente. Tú, tú, tú... Sólo tú. Que ahora vienes y vas, que ahora me tomas por un juguete que ha salido de nuevo en el mercado. Tú, la razón de tantas cosas... La razón de que mis pulmones funcionen, trabajen a la vez. Tú, que en estos momentos, impulsas mi dedo, mi bolígrafo. Tú, que le das vida a las teclas de este mecanismo repleto de historias, de vidas, Tú, la razón de estas líneas, la razón de mis palabras, y, a la vez, la razón de mi silencio.

2 comentarios:

Simplemente Yo dijo...

¡Hola! :)
No me suelo pasar mucho por aquí, pero a partir de ahora intentaré hacerlo más a menudo.
Qué entrada tan bonita. Transmite amor en cada letra. Es precioso sentir algo así y que puedas expresarlo tan bien. ¡Sigue así! ^^
Besos,
Pensamientos De Adolescencia

María dijo...

¿Sí? Ay pues muchas gracias cielo, pásate cuando tú uqieras, ya sabes. Yo también me pasaré por el tuyo más a menudo, ¡que tampoco tiene desperdicio y está genial!
Un besazo cielo. :3

'no podemos remar en contra de nosotros mismos...'
'he cruzado océanos de tiempo para encontrarte'

;

  • "Las ventajas de ser un marginado"
  • "Bajo la misma estrella"
  • "Nunca seré tu héroe"
  • "Si tú me dices ven... Lo dejo todo, pero dime ven"
  • "El libro amarillo"
  • "Claudia"